Este jueves ..... un Tren.

Viaje en tren.

De la mano de Susana, estrenamos su primera propuesta para el grupo juevero. Pero en esta oportunidad no he tenido tiempo de crear un nuevo relato, asi que les comparto uno que comparti hace tiempo en este blog, si bien no tuve comentarios en esa oportunidad ojala que esta vez si puedan pasar y dejarme sus comentarios si quieren, ojala les guste y disculpen no tener nada nuevo.





Crónicas de un viaje no realizado.


Mi madre quiso viajar, programó un viaje por semanas y llegado el momento no pudo tomar el tren, que paso ese día ??


Hace dos semanas .............

- He visto en el informativo que el tren correrá dentro de dos semanas hacia Florida, por fin podre visitar a San Cono,¡ que alegría después de tanto tiempo sin viajar!


Mi madre hace tres meses que ha dejado uno de sus trabajos, agotada de tanta presión y estrés mental tomo la mejor decisión para sus ya 60 años.

Le encanta viajar por el interior del país y mucho mas el poder hacerlo en tren, en esos viejos vagones de la época dorada que cada año sacan para ciertas festividades y justo se acercaba la celebración de San Cono, uno de sus santos favoritos.
Ni lenta ni perezosa comenzó a llamar a sus amistades para contarles de la salida por si alguno quería sumarse a la aventura.
Algunos dijeron que no por sus trabajos, otros que lo pensarían y otros mas que averiguara los costos y horarios.
Llamo entonces a la Estación Central y le confirmaron que a partir del martes de la próxima semana ya estarían a la venta los pasajes y que su costo ida y vuelta eran de 120$.
Su cara irradiaba felicidad y continuo llamando a los interesados para contarles de las novedades.

Ya con los pasajes en sus manos comenzó a llamar a sus amistades para contarles que ya los había pasado a retirar y que aun había tiempo para comprarlos hasta el mismo día del viaje.

Varios indecisos entre ellos mi suegra y mi cuñado que no sabían si ir o no ir, que el tiempo, que si llueve, que si hace frío, que a donde voy al baño y si tengo hambre ........... ¡por favor que sarta de tonterías decía mi madre con la idea firme de que si alguien quiere viajar lo hace sin remilgos, que barbaridad!

Con mucha alegría comenzó a guardar todo lo que llevaría ese día, se compro una mochila grande de color azul donde fue guardando toalla de mano, servilletas, cámara de fotos, algo de abrigo, un termo, en fin todo lo que pudiera necesitar para pasar un día entero en las afueras de la ciudad.

Solo restaba que llegara el día, menos de dos semanas .............


*****


La noche previa al viaje mi madre ya tenia todo preparado, la mochila pronta con todo lo necesario para llevar, la ropa lista en el sillón, el despertador a la hora justa y las llaves y el dinero prontos en la mesa para el momento de partir.
Se dio un buen baño, ceno temprano y se acostó a dormir a las 9 de la noche ya que no quería dormirse y quería estar bien descansada.
Le di las buenas noches y le desee un buen viaje.


*****


Sábado hora 10 de la mañana, me levanto como siempre, voy al baño y me preparo el desayuno, prendo la tele y me pongo a pensar en que estará haciendo ella en este preciso momento.
Me la imagino en el tren tomando algo calentito conversando con alguna señora de su edad sobre el viaje y riendo de quien sabe que  y me sonrío yo también  .
Entonces decido llamarla, tomo mi celular y le envío un mensaje :

- Hola mami, que tal va todo, me imagino que lo estarás pasando genial verdad!! besitos

No tardo ni tres segundos que me respondió algo que me dejo muy asombrada :

- No pude viajar, estoy de regreso a casa, cuando llegue te cuento lo que me ha pasado. besos

Que le habrá sucedido, pensé enseguida muchas cosas pero hasta que no llegara a casa no lo sabría.

Me puse muy nerviosa con su menaje a si que no podía estar tranquila en casa, me puse a dar vueltas sin hacer nada hasta que al fin se abrió la puerta y mi madre entro.
Su cara era de una decepción y cansancio total mas que de tristeza lo que me dio cierta tranquilidad.
Dejo su mochila cargada en el piso y se saco la campera que la dejo en el respaldo de la silla donde luego se sentó a narrarme su odisea, como ella misma la llamara.

- No vas a creer todo lo que me ha pasado,¡ es de un cuento de ficción !

Comenzó a contar :

- Salí de casa temprano como tenia previsto, el despertador sonó puntual y me levante, fui al baño , me apronte y guarde las ultimas cosas que faltaban.
Me dirigí a la parada donde en diez minutos tenia que pasar el autobús que no paso a la hora indicada sino que tuve que esperar mas de media hora.
Ahí comenzó mi odisea.
Al llegar el autobús lo tome pero al cabo de un rato me di cuenta que no llegaría a la estación porque íbamos muy lentos a si que decidí bajarme y tomar un taxi.
Estuve esperando uno por mas de quince minutos, hasta que uno llego lo que tuve que correr porque otra señora estaba esperando también.
Me subo al auto, le indico a donde me dirijo y a no menos de dos calles recorridas el chófer del taxi me comunica que tengo que bajarme porque de la empresa lo llamaron diciendo que tiene que hacer otro viaje, para mi pesar tuve que bajarme maldiciendo porque no tenia tiempo de discutir y propiciarle unos buenos insultos que bien merecido los tenia porque no puede hacer algo a si con los pasajeros.
Volví a una esquina a esperar otro transporte lo que te tomo otro diez minutos en conseguirlo.
Esta vez el nuevo chófer entendió mi situación y fuimos a toda prisa a la estación.
Al llegar no encontré a nadie solo a los trabajadores lo que uno de ellos me informo que hacia cinco minutos que el tren había partido.
Con mucha suerte podría alcanzarlo si me apuraba a si que volví a tomar otro taxi que conseguí pronto.
A poco de llegar a la próxima estación vemos como en la espera del semáforo vemos como pasa frente a mis narices el tren.
Al llegar a la otra estación me dicen que acababa de partir porque no había nadie en su espera.
Menuda suerte la mía.
En toda esa travesía, Ricardo me llamó unas diez veces preguntándome si estaba bien, si iba a ir porque él ya estaba en el tren.
Su ultima llamada fue para decirme que ya estaban en viaje.
Mi cabeza hervía de tanta furia.
Y aquí estoy en casa sin poder disfrutar del viaje que tanto había planeado y aprontado con tanta dedicación. - 


Lo único que pude hacer en ese momento al terminar de narrar sus historia a parte de escucharla con la boca abierta fue matarme de la risa porque otra cosa no me salio!!!


Con cara de fastidio se levanto y se fue a su cuarto porque pensaba acostarse y no levantarse hasta el día de mañana, no quería saber mas nada con este día ya que fue una crónica de un viaje no realizado, pobrecilla mi mamita !!









Mas viajes en trenes en el blog de Susana 









Comentarios

  1. Pero qué decepción, pobre!...me imagino su frustración y su tristeza!...tantos preparativos para no llegar a tiempo!...en esos casos siempre conviene ser extremadamente cautelosa y precavida, saliendo con muuuuuuuuuuuuucho adelanto.
    Espero que la pobre haya podido compensarse la frustración de alguna manera!
    =)

    ResponderEliminar
  2. Pues buen relato, voy a hurgar más por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Espero que no me pase, mi media naranja suele salir con horas de adelanto, como dice Neo, es lo mejor... nunca se sabe.

    Un abrazo y tu cafelito.

    ResponderEliminar
  4. Es una situación de ficción, entiendo que te haya causado gracia.
    Y también entiendo el mal humor de tu madre. No soy de tener buen humor en circunstancias parecidas. Soy bastante malhumorado. Vos no lo notás, porque me agradas, entonces no muestro ese caracter cuando comento por acá.

    ResponderEliminar
  5. Uy pero que lástima con tanto preparativo no poder realizar el viaje. Igual siempre pienso que por algo las cosas no pasan en su debido momento, quien sabe la razón de que la mujer tuviera que permanecer en su sitio.
    Buen relato y divertido!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. A mí, en lo personal, planificar con anticipación me pone de pelos... pero, claro, a veces es sencillamente inevitable, pero es que hay días! Uffff! que mejor haberlos soñado aunque suenen a pesadilla. Toda una travesía que terminó teniendo como destino una bronca para roncarla. Pobre mamá, que decepción! Otra vez será!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  7. bien relatadas las vicisitudes del cuento
    saludos

    ResponderEliminar
  8. Qué crueles sois los hijos... Sea de ficción o real, comparto el sentimiento de tu madre porque ya se me fastidiaron algunos viajes por los motivos más inverosímiles, si bien sin persecución del tren. Me ha enganchado desde el principio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Que mal rato he pasado. Qué desilusión, con las ganas que tenía de hacer ese viaje.
    Y tú te ríes. Me voy a la cama a consolarla.

    besos

    ResponderEliminar
  10. Pues vaya mala suerte, ya me imagino su cara, imprevistos sin parar, y al final el viaje tan deseado tuvo que esperar. En fin hay dias que más vale no levantarse.
    Muy bien narrado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Pobre!! con la ilusión que tenía y lo mal que se le pusieron las cosas... qué faena!!
    Si es que hay días en los que es mejor no levantarse de la cama.
    Un beso grande, guapa!

    ResponderEliminar
  12. Que angustioso recorrido el de la protagonista, para no poder tomar ese tren, me he fatigado con solo imaginar.
    Besos risueña hija.

    ResponderEliminar
  13. Me agradas, brujita gótica. Pero si te contaba algo similar, no me hubiese gustado que te causara gracia. Creo que me pondría de mal humor.
    Pero te felicito por lo bien escrito.

    ResponderEliminar
  14. Hubo una circusntancia que no tuvo en cuenta a la hora de planificar el viaje y es que hay que ir con mucha antelación, por si surgen situaciones imprevistas como las que le ocurrieron. Seguro que la próxima vez que planifique un viaje estará en la estación con tiempo más que suficiente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comenta si quieres !

Entradas populares de este blog

Este jueves ....¿¿ un relato o entrevista ??

Este jueves ... un relato: Fanfictions, El Demiurgo, Mara Laira, etc.