Este jueves, un relato .......

Aún en viernes, la fiebre del oro.

De la mano del blog ¿Y que te cuento? de Juan Carlos, llega una nueva propuesta para los jueves.
Para variar lo hago tarde, mil disculpas.



Fiebre.


En su cama, daba vueltas y se retorcía entre sus sabanas blancas.
La fiebre hacia que las gotas de sudor recorrieran toda la almohada que estaba empapada de tanto roce.
Palabras sin sentido salían de sus boca, sus labios ya no tenían el color rojo rubí que siempre llevaba.
Los quejidos retumbaban en toda la habitación.
No dejaba de moverse.
Las cortinas blancas mostraban el comienzo de un nuevo día brillante y de mucho calor.
Ya no aguantaba mas ese dolor insoportable.

-Marcooooooooooooooooooooos!!!!!

-Buenos días señorita Pris, dígame que se le ofrece.

-¡Lo has encontrado ya! ¡Dime que si!

-Así es señorita Pris, por suerte fue encontrado hace 20 minutos.

-¡Que alivio! ahora empiezo a sentirme mejor, ¿donde estaba?

-Lo encontró Brigite en la habitación de joyas de tercer valor, al parecer usted se equivoco a la hora de guardarlo en su correspondiente cuarto. Mas precisamente en el estante F 15.

-Pufff !!! de seguro lo guarde allí el día que fui al cóctel de Praga, menudo bodrio, por eso el despiste. Tráeme entonces mi anillo de 50 quilates de oro, así por fin podre ir al casamiento de la fastidiosa de Lorna.

-Enseguida señorita Pris.
















Comentarios

  1. Y pensar que hay que gente que se enferma por las cosas materiales, que las sufre y las padece. Que feo debe ser vivir tan superficialmente.
    Muy bueno tu relato Judith
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Pobrecita habia perdido su anillo MILLLLLLL,jjejeje ahora si que se recuperará de su fiebre. Original idea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué pena tener esas prioridades en la vida, y encima hasta te hacen enfermar. Seguro no nunca se ha parado a ver una puesta de sol.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Aun en esa escala se puede notar esa fiebre de oro.
    Blogger, ¿por que no puedo ver la segunda imagen?

    ResponderEliminar
  5. Seguro que a esos les duele más perder una joya que no tener real cariño en sus días.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Respuesta para Demiurgo, la segunda imagen no se ve porque probablemente desapareció del sitio desde donde fue subida.

    ResponderEliminar
  7. Estupendo relato, la verdad es que no me esperaba que estuviera enferma por la joya ¡Qué asco de gente Dios mío!Un beso

    ResponderEliminar
  8. Y una se queja de cada cosas! jaja!
    Genial relato, muestra que hay preocupaciones que verdaderamente son casos serios.
    Menos mal que encontró el anillo, sino estaría al punto de la agonía.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  9. Caricatura que no dista mucho de algunas realidades. Un mundo de necesidades aparentes tiene ese precio.
    Claro y divertido relato.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Parece que le sobraba, y aún así se puso enferma. Sólo vive en su mundo, lo demás le importa poco.
    Buen relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Enfermos de oro o enfermos por el oro, es igual. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. qué miserabilidad deja el oro al descubierto tantas veces!

    mis saludos

    ResponderEliminar
  13. Has encontrado otra relación entre fiebre y otro. La Srta. Pris no ha encontrado, ella solo había perdido, jeje.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Unos atesoran tanto y otros pasan tanta necesidad. Besote.

    ResponderEliminar
  15. Es lo que tiene tener mucho, hay que sudar y sufrir pesadillas para nunca perderlo, sobran quilates y falta persona humana.

    Muy buen relato, besito y disculpas por la tardanza, estuve hasta ayer bajo el oro puro del sol napolitano.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comenta si quieres !

Entradas populares de este blog

Este jueves ....¿¿ un relato o entrevista ??

Este jueves ... un relato: Fanfictions, El Demiurgo, Mara Laira, etc.