Este jueves, un relato ...........

In Fraganti .............

Del la mano de Juliano el Apostata llega esta nueva propuesta para los jueves !!

Veremos como me va ............



Lo que no hay que ver .......




Siempre que  lo veía el corazón le latía con una intensidad enorme, con el solo hecho de ver su hermoso rostro angelical le parecía estar ya en el cielo. Su calma, su paciencia, su cariño la embriagaban.
Pero pasado un año ciertos eventos hicieron que empezara a preguntarse muchas cosas.
Una gran casa antigua, con muchas habitaciones y un gran sótano al que no podía entrar.

-¿Por que ?

Siempre las mismas respuestas.

-¡Soy un científico en la flor de mi carrera, necesito experimentar sino jamas lograre destacar con mi trabajo, tenme paciencia mujer !

- ¡Pero no te molestare, solo quiero ver en que proyecto trabajas y me iré sin preguntar mas!

-¡Jamas entraras! ¡Promételo Teresa, sino pagaras las concecuencias!

-Esta bien Augusto, te lo prometo.

Pero la curiosidad de la joven enamorada pudo mas y no pudo cumplir su promesa, pobre de ella  .........

Necesitaba saber mas, sus compañeros no le decían nada, tampoco sus profesores, era todo muy secreto y siempre con evasivas.
No lo soporto mas.
Se le ocurrió ir  hasta su casa por la noche y tremenda fue su sorpresa cuando lo vio llegar con mujeres, mas bien prostitutas ebrias.

¿Que era todo eso?, ¿Porque lo hacia?, ¿La engañaba con ellas o solo era su "secreto" experimento?, ¿Que ocurría realmente en ese sótano?
Muchas preguntas y nada de respuestas.
Ya no comprendía mas, necesitaba saber la verdad.
Nuevamente volvió a su casa por la noche pero esta vez no eran mujeres, era un hombre, un vagabundo al parecer.
Quería saber a si que decidió a entrar ..........

Todo estaba oscuro, se escuchaban voces que se iban alejando, lo supuso de inmediato, se dirigían al sótano.
Teresa se movía sigilosamente como si fuera un gato tras su presa.
Voces, de repente........ un golpe seco.
Nada.
Y otra vez nada.
Hasta que el sonido de una cierra rompió el silencio estruendosamente. 
Abrió la puerta lo mas suavemente que podía para poder espiar algo .........
Objetos, muchos objetos científicos y mas cosas de formas extrañas , hasta que ......
Los vio , los vio a ellos, ¿o ya no eran ellos?
¿Que eran esas cosas con mitad forma humana y  mitad animal?

-¡Que haces aquí mujer! ¡Te lo advertí Teresa y me lo prometiste, ahora pagaras las consecuencias de tu curiosidad!

Y a si era, lo pesco In Fraganti descuartizando al pobre hombre mientras que en otra mesa yacía el cuerpo inerte de un gran pez abierto por la mitad mas otros cuerpos ensartados.

-Yo te amo Teresa pero te darás cuenta de como terminara esta historia  ¿verdad?

-Lo se, la curiosidad mato al gato .........

- A si es mi amor, pero quédate tranquila que no sufrirás, tu destino sera glorioso ........

Y un nuevo golpe seco se escucho en el sótano.


*******



Puedes leer a mas amigos pinchando AQUÍ.






Comentarios

  1. Hubiera sido mejor que sólo frecuentara prostitutas, por ser un disoluto y uno un cientifico loco estilo clase b.

    ResponderEliminar
  2. Muerta, muerta del todo me he quedado con este in fraganti. Bss.

    ResponderEliminar
  3. Wooommm !!!

    excelente relato me encanto así como también me sorprendió... vaya, vaya solo he visto aquellas cosas en películas o series policiales... EXCELENTE RELATO FELICITACIONES !!!!!

    ResponderEliminar
  4. Judith, este aporte tiene mucho de otros Jueves anteriores, lo hace interesante. Pobre chica, va a terminar medio mujer y medio cebra (por yegua y rayada, jeje) o medio animal cualquiera. Un beso grande

    ResponderEliminar
  5. Mala es la curiosidad, debió haberse quedado quieta y no investigar, pero, ¿alguna mujer es capaz de eso?, yo también habría curioseado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Uf un relato que es para hacer una película de terror!!! Me gustó la idea de esos experimentos pero a la vez me dieron mucha impresión. Me imagino la cara del tipo cuando lo agarró in fraganti haciendo eso!!!
    Muy buen jueves Judith!!!
    Un besote.

    ResponderEliminar
  7. no pensarás que esta noche vaya a cenar, verdad? teniendo en mi recuerdo esta historia, acabo de decidir que estaré sin comer un par de días...bueno, algo saco de ello: bajaré mi oronda tripita, algo es algo...
    una idea más que suculenta, me gustó...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  8. Salado! La verdad has logrado un clima de miedo. Creo que hasta olor desagradable me pareció emerger desde ese sótano. Si habrá que mantenerse al margen cuando nos insisten con que no metamos las narices. El golpe seco que sella la historia, hiela la sangre. Excelente relato, te felicito!
    Besos al vuelo!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  9. Hay cosas raras que es mejor que no te pillen haciendo.Felicidades.

    ResponderEliminar
  10. Pobre Teresa! qué malamente ha acabado su historia y todo por curiosa...
    Y hay que ver que gustos más raritos tenía su Augusto.
    Me ha gustado!
    Un beso.
    P.d ya me arreglé el pelo ;)

    ResponderEliminar
  11. Dos in fraganti en uno. La sorpresa fue mútua. Creo que la curiosidad requiere importantes dosis de inteligencia, si uno no quiere acabar como Teresa. :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Desde luego la curiosidad si que mató, no al gato, sino a la enamorada. La sorpresa la vivieron los dos. Mejo que no le pillen a uno en esos trances.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. uy.... un científico experimentador.... qué atrocidades estaba haciendo.... excelente! un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Hay curiosidades que matan por dentro, ¿para qué saber tanto?

    ResponderEliminar
  15. la curiosidad tanto como la sinceridad nos arremeten. No nos basta con la advertencia.
    un abrazo, Rochies
    Visto que lo está contando, Ud ha corrido mejor suerte,

    ResponderEliminar
  16. ajjjj final inesperado a una historia en la que el precio por curiosear ha resultado ser muy alto! jejeje

    ResponderEliminar
  17. Si que fue un chasco; pero terrorífico, no se puede ser curioso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Nunca mejor dicho aquello de que la curiosidad mató al gato, en este caso a la esposa enamorada. Nunca debió haber intentado penetrar en los secretos que encerraban la experimentación de su amado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Más le hubiera valido no pillarlo in franganti... la curisoidad mató a Teresa.

    Muy bueno el relato.

    Bss.

    ResponderEliminar
  20. Pues a veces resulta peor descubrir in fraganti que ser descubierto, como en el caso de la pobre Teresa. Por cierto, creo que ella deberia desconfiar del amor que él le expresa.

    ResponderEliminar
  21. Este mundo de "injertos" nos deja aterrados, gracias a la forma que llevas el relato.- Un relato de miedo.... Con lo años se va aprendiendo a ser menos curiosa, jajaj

    Besotes de a pedacitos....grrrr.....

    ResponderEliminar
  22. Pos yo que quieres que te diga, nu se si soy un injerto de ese tipo, jajaja, aigggg, pobre Teresa!, como iba a imaginar lo que ocurria en ese sótano, miles de besossssssssssssssss

    ResponderEliminar
  23. ¿y...... salió sirena?
    jejejejejeje

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comenta si quieres !

Entradas populares de este blog

Este jueves ....¿¿ un relato o entrevista ??

Este jueves ... un relato: Fanfictions, El Demiurgo, Mara Laira, etc.