LUNA MALDITA


Mamá Luna




Eran las 6 de la tarde y Cristian estaba ansioso de que anocheciera, sus ojos deseaban con brutal ansias lo que muchos temerían llegado el momento.
Vladimir, su hermano mellizo en cambio tenía pavor de que volviera a suceder lo que ocurriera aquella fatídica noche hacia ya dos semanas.
Es que lo que paso noches atrás fue la revelación mas increíble de sus vidas aunque para Vladimir fue una maldición, un castigo divino tal vez pero no lo quería y no lo aceptaba, odiaba la sola idea de tener que asumirlo, en cambio para Cristian era un regalo que ni en sus mejores sueños  o deseos podría llegar a pensar que lo tendría.
Es que los hermanos Kallister tenían en sus venas algo imposible de creer, algo milenario que sus antepasados se encargaron de ocultarlo a la vista de cualquier ser humano, lo de ellos pasaba de generación en generación y solo lo poseían los varones, las que nacían mujeres morían de muerte súbita a los pocos días de nacidas, es que lo de ellos era algo imposible de creer, y que al cumplir 18 años y con la primer luna llena sus vidas cambiarían para siempre, es que ellos se convertían en hombres lobos.

Hacia dos semanas de la primera transformación de sus vidas, ellos sabían que algo les ocurriría pero no lo esperaban tan brutal,  Cristian lo deseaba con  todas sus ansias, el cambio era doloroso, sus extremidades se iban agrandando, toda su fisonomía cambiaba en pocos segundos pero a el le encanto pasar por todo eso, sentir como su mandíbula crecía saliéndole unos colmillos filosos que con solo rozarlos ya te cortabas, sus manos con garras le fascinaban, tenían una fuerza imponente. Su pecho se volvía más grande y con mucho pelo, su sentido del olfato y oído se volvían mucho más agudos, tenían una fuerza increíble y una rapidez sorprendente, Cristian en verdad adoraba su futuro destino.
En cambio Vladimir sentía un miedo atroz, lo repudiaba, no quería saber nada, a toda costa buscaba en libros, hechiceros, gitanos, algo que le diera una minima esperanza de poder revertir su destino, lo odiaba, odiaba a ese otro ser que tenia dentro suyo.
Los jóvenes Kallister provenían de una familia rica, tenían ganado, caballos, ovejas, gallinas, conejos, cabras, patos, una hacienda inmensa con molinos, huerta, invernadero, eran unos grandes productores y solían hacer negocios con grandes empresas pero simple trataban de que no tuvieran muchas visitas, mostraban sus producciones y enseguida se llevaban a los empresarios a la ciudad para cerrar los contratos ya que siempre quedaban encantados con sus plantaciones.


Cristian y Vladimir eran mellizos y sus personalidades eran sumamente diferentes.
Vladimir era alto, delgado, cabello lacio por los hombros, ojos negros e intensos, muy tierno, romántico, le gustaba estudiar, leer, y trabajar en la hacienda.
En cambio Cristian era alto con un físico musculoso, cabello corto, ojos marrones, era mujeriego, aventurero, no quería estudiar ni trabajar, solo divertirse y explorar nuevas emociones.
Entre ellos no había ni siquiera una amistad, no porque se llevaran mal sino por el hecho de que al no tener nada en común solo se hablaban lo necesario, ni más ni menos.

La primera noche de la transformación para Cristian fue un elixir de vida, en donde saco a flote sus más  bajos instintos, hizo todo cuanto pudo para saciar su sed de animal carnívoro, devoro cuanto ser humano se encontraba en su paso, tiraba las puertas de las casas, agarraba las cabezas de los hombres y las desgarraba con total fascinación, con sus garras perforaba a mujeres y comía sus órganos con total naturalidad y quería mas, mucho mas.
Aullaba a la luna pidiéndole más, pero tuvo que esconderse porque ya los hombres del pueblo habían salido con sus armas.
En cuanto a Vladimir solo pudo cazar algunos ciervos y eso le daba una culpa tremenda, necesitaba saciarse con algo y no sabe como pero pudo contenerse de no atacar a una joven que llegaba a su casa, solo animales logro matar esa noche.

Ya pasaron dos semanas, ya son la 8 y 30 de la noche y se celebra Halloween en Spring Village, los ánimos no están muy bien pero los niños quieren su fiesta a si que todo ya esta pronto para celebrar. Las casa vestidas con adornos de toda clase, telas de araña, murciélagos, esqueletos, calabazas por doquier, y disfraces de todo tipo, fantasmas, momias, vampiros, brujas, zombies y muchas rarezas más que a los pequeños encanta.

Pero para los hermanos Kallister no será una noche cualquiera, ellos lo saben y no pueden evitarlo, es su destino, y pronto será luna llena, esa luna maldita que los llevara a muerte, sangre y a la perdición de sus almas.

Ya es hora la luna llena esta en su mejor momento y los hermanos comienzan a transformarse…
_ No quiero, no quiero!! Exclama Vladimir

_ No seas cobarde y asume lo que eres!! Le responde Cristian

Yo no pedí esta maldición, no la quiero, la odio con todas mis fuerzas, nooooo ! y comienza el brusco cambio en su cuerpo que parece tan frágil y delicado.
Su propia piel se da vuelta y da paso a un manto de pelo oscuro, se arrodilla y sus piernas y pies se alargan, salen las garras de entre sus dedos, su hocico es grande y sus dentadura filosa, sale corriendo dejando su ropa toda desgarrada y a su hermano riéndose.
Cristian comienza a transformarse.

_ Hermanito esto es maravilloso, un regalo de nuestro Dios, acéptalo ja ja ja !!!!

Su transformación comienza y el se saca su camisa con total ferocidad, grita pero de excitación, se agacha y sus huesos parecen abrirse, su piel parece caerse y nacerle un manto de pelo marrón, su cabeza se agranda y su prominente hocico sale con unos colmillos aterradores, lanza un aullido y sale tras su hermano.

Cristian lo alcanza, Vladimir observa detrás de unos árboles y densos pastizales al pueblo que sumido en su alegría no tiene ni idea de lo que le espera.
Cristian pega un salto y un rugido frente a mas de 50 personas, corren, gritan, piden socorro, buscan donde esconderse pero todo es en vano, Cristian es muy rápido y su fuerza es brutal, con solo un golpe deja muero a mas de uno. Vladimir observa, sale de los pastizales, no sabe que hacer, una parte de él quiere matar, comer, y otra le dice que detenga a su hermano.

Cristian come, despedaza, hace todo tipo de atrocidades con los pobres cuerpos ya mutilados, sangre por todas partes y Vladimir inmóvil, ya no soporta más, y con la poca conciencia que le queda piensa que no va a admitir esto por el resto de su vida.

Una niña de unos 12 años estaba inmóvil ante tal espectáculo monstruoso y solo logro moverse cuando Cristian se percato de ella cuando hacia pedazos a un pobre anciano, entonces con los ojos rojos como fuego salio tras la niña, esta trato con todas sus fuerza correr llegando a subirse a un árbol donde trepo hasta lo mas alto, Cristian lanzaba tarascones y trataba de subir pero se resbalaba, en un momento llego a estar tan cerca que logro rasgar su pierna, la niña emitió un grito de desesperación y dolor pensando que ya su vida estaba terminando.
Mientras el feroz animal estaba ya a unos centímetros de la niña este cayo estrepitosa mente al suelo, es que su hermano lo había jalado a la fuerza, ya los dos juntos y con sus lomos erizados se miraron fijamente con esos ojos de fuego y comenzaron a rasguñarse mutuamente, se mordían, sus garras penetraban ese pelaje abúndate y duro, la sangre saltaba por doquier,
Caían al piso se revolcaban, sus golpes eran brutales, hasta  que en un momento uno de ellos agarra el hocico del otro y lo abre de una manera que desgarra su mandíbula, se parte en dos y con toda su fuerza termina partiendo su cabeza, la sangre sale a borbotones, el animal mira todo aquel panorama y sale corriendo por unos densos pastizales, la niña aun en shock queda en el árbol a la espera de que alguien venga por ella.


Ya han pasado dos años de aquella fatídica noche, nadie supo jamás dar una explicación de tal aberración.
El pueblo siguió su vida, lo que sorprendió también al pueblo fue que a la siguiente noche de aquel terrible suceso la hacienda de los Kallister sufrió un incendio catastrófico donde se perdió absolutamente todo y en donde murió toda la familia excepto uno de los hermanos, al parecer el que sobrevivió fue Vladimir de quien se fue del pueblo y nunca mas se supo de él.
Quien sabe tal vez hasta el día de hoy siga buscando una cura.


Fin.

Judith ^ ^

Comentarios

Entradas populares de este blog

Este jueves ....¿¿ un relato o entrevista ??

Este jueves ... un relato: Fanfictions, El Demiurgo, Mara Laira, etc.